lunes, 17 de noviembre de 2008

Noelia Lynch

Crecí en un pueblito de Córdoba, la tele era un aparato raro, cuadrado que cuando se encendía solo reflejaba unas rayas blancas y negras... era la hermana del medio de dos varones, por lo que mi única compañía siempre fueron los libros y las vacas y los caballos y los chanchos y mi perro.

Mi tía abuela Raquel, me contaba historias bajo su árbol de moras, mientras yo me sacudía entre las ramas, historias de miedo y amor que salían de su ranchito en las sierras. Y desde entonces me gustan las historias como me gustan las moras.

El tiempo y la vida me trajeron a esta gran ciudad donde todavía no reconozco los puntos cardinales, pero a pesar de perderme entre las calles, me encontré con lo que quería hacer.

En el año 2002 terminé el Profesorado en Letras, mientras tanto ya trabajaba como profesora de Lengua y literatura en el conurbano bonaerense: Florencio Varela, Quilmes, San francisco Solano; lugares que me mostraron un sinfín de realidades, la mayoría de las veces grises.

Trabajé en distintos centros comunitarios, Centro Comunitario del Sur, Centro Comunitario San Cayetano, Hogar para madres solteras, dictando talleres literarios, de lectura y género o colaborando en sus respectivas bibliotecas comunitarias.

Participé en programas de alfabetización en contextos de pobreza y marginación en las zonas de San Miguel y Bella Vista.

En el año 2004, impulsada por la necesidad de conocer más sobre la alfabetización inicial y la educación, comencé el Profesorado para la Enseñanza Primaria, que terminé en el año 2006.

Además hice cursos de teatro y danzas para afianzarme en la tarea docente.

Entre tanto comencé a participar en el área de educación, realizando apoyo escolar y alfabetización, en un asentamiento de La paternal, en el que continúo.

Actualmente me desempeño como maestra de 3er grado en una escuela de Jornada Completa de la Ciudad de Buenos Aires y realizando la Licenciatura en Educación con una especialización en Didáctica de la Lengua.

Participé como promotora de lectura, en el programa Voces que cuentan en el Recreo de invierno 2007 de la Ciudad de Buenos Aires, y aprendí de mis compañeros narradores, fascinada como un niño más.

Ahora sigo buscando las formas de amalgamar mi devoción por las historias con la educación y el compromiso social y político de luchar por una sociedad más justa para todos.

Muestra del Taller Puertas a la Fantasía 2008

Taller de escritura Puertas a la Fantasía

Sabemos que la palabra nos revela y rebela, sabemos que la palabra amalgama. Pero...¿cuáles son esas palabras, de dónde provienen, de qué experiencias, de qué sensaciones, de qué percepciones, de qué angustias o maravillas?

Puertas a la fantasía buscará la palabra atravesando un camino donde iremos adentrándonos en lugares mágicos, donde vivenciaremos el arte para ser protagonistas de nuestra experiencia. Buscaremos en los hechos artísticos que nos rodean los múltiples sentidos, en el lenguaje íntimo de la música o de la imagen, la introspección.

Queremos que chicos y chicas descubran las puertas a la sensibilidad, al arte y, fundamentalmente, que abran las puertas a sus propias palabras porque ellas son las que permiten con su historia, sus vaivenes, sus múltiples sentidos, sus diferentes colores y matices inventar nuevas puertas para abrir, nuevos mundos.