domingo, 30 de noviembre de 2008

Un perro se cayó de una ventana

Antes de un casamiento se cayó un perro de una ventana. El perro cayó sobre árboles feos para el gusto de la dueña. Ese perro de llamaba Mateo. En los árboles había monstruos que parecían jugadores de carreras de caballos.
Cuando fui a buscar a Mateo sentí mucho frío. Pensé que era por un lago reflejado donde había peces excitados por haber visto un retrato robado en un parque de diversiones.
Yo saqué mi amuleto de mar hecho con leche ordeñada que ordeñó un hada capturada por un árbol flotando por la magia de un pez color lima que vive en una farmacia que está en un hotel dirigido por tigres.
Cuando fui a buscar a Mateo a ese hotel era una noche pacífica, me hospedé en una habitación africana.
Cuando lo encontré, mejor dicho lo vi debajo de la cama, era un dibujo hecho por lo que parecían egipcios.

Oriana

Muestra del Taller Puertas a la Fantasía 2008

Taller de escritura Puertas a la Fantasía

Sabemos que la palabra nos revela y rebela, sabemos que la palabra amalgama. Pero...¿cuáles son esas palabras, de dónde provienen, de qué experiencias, de qué sensaciones, de qué percepciones, de qué angustias o maravillas?

Puertas a la fantasía buscará la palabra atravesando un camino donde iremos adentrándonos en lugares mágicos, donde vivenciaremos el arte para ser protagonistas de nuestra experiencia. Buscaremos en los hechos artísticos que nos rodean los múltiples sentidos, en el lenguaje íntimo de la música o de la imagen, la introspección.

Queremos que chicos y chicas descubran las puertas a la sensibilidad, al arte y, fundamentalmente, que abran las puertas a sus propias palabras porque ellas son las que permiten con su historia, sus vaivenes, sus múltiples sentidos, sus diferentes colores y matices inventar nuevas puertas para abrir, nuevos mundos.