lunes, 8 de diciembre de 2008

Dr. José Carlos Constanso Pila

José Carlos Pila nació en Cancún, México, tiene 7 hermanos y 8 hermanas y al tener 23 años es el mayor. Su madre Henrriqueta María Elizabeth Del Valle ha estado casada con 10 esposo diferentes, 1 repetido, y el último Augusto Patricio Paredes con quien estuvo casada 3 veces. Su padre Patricio (Augusto Paredes) casi lo mata de hambre al dejarlo encerrado en su cuarto por 6 noches y 7 días. Desde entonces es claustrofóbico y le tiene miedo a todo bicho que tengas más de 4 patas. Es doctor y desde aquel 18 de marzo de 2006 cuando al realizar un electrocardiograma se electrocutó y al ser una pila también electrocutó a su paciente, desde entonces no lo dejan acercarse a ninguna máquina que tenga mucha carga de energía. Además sus polos se sobre cargaron de energía y ahora son redondos.

Diálogo:
José Carlos: - ¡Oye pa! Pues ¿por qué no vienes a jugar conmigo?
Augusto Patricio: - Okei, pero luego me dejas ver los Pumas (enojado)
José Carlos: - Gracias. Yo me escondo y tu te echas a contar (se esconde)
Augusto Patricio: - Ja, pues que se la ha creído el chavo (empieza a leer el diario)
Luego de 6 noches y 7 días.
José Carlos: - ¡Pa! ¡Pa! ¿Aún estamos jugando?
Augusto Patricio: - ¡Ja! Pues claro queno
María Elizabeth: - ¡José Carlos Constanso Pila! ¡¿Por qué no has ido a la escuela?!

Malena

Muestra del Taller Puertas a la Fantasía 2008

Taller de escritura Puertas a la Fantasía

Sabemos que la palabra nos revela y rebela, sabemos que la palabra amalgama. Pero...¿cuáles son esas palabras, de dónde provienen, de qué experiencias, de qué sensaciones, de qué percepciones, de qué angustias o maravillas?

Puertas a la fantasía buscará la palabra atravesando un camino donde iremos adentrándonos en lugares mágicos, donde vivenciaremos el arte para ser protagonistas de nuestra experiencia. Buscaremos en los hechos artísticos que nos rodean los múltiples sentidos, en el lenguaje íntimo de la música o de la imagen, la introspección.

Queremos que chicos y chicas descubran las puertas a la sensibilidad, al arte y, fundamentalmente, que abran las puertas a sus propias palabras porque ellas son las que permiten con su historia, sus vaivenes, sus múltiples sentidos, sus diferentes colores y matices inventar nuevas puertas para abrir, nuevos mundos.