domingo, 21 de diciembre de 2008

El almanaque

El almanaque indicaba que se aproximaba el carnaval, Juan, el caminante quería ir al pueblo a tiempo para la fiesta.
Siguió las huellas entre los árboles.
No veía las horas de alegrar su alma. Tarareó las letras de las canciones del carnaval.
Pero el reloj indicaba las 8:27 hs, a esa hora era el carnaval. Ya nada alegraba su alma.
Pensó que le faltaba como un día para llegar pero…
De pronto encontró una motocicleta entre los árboles.
Sus ojos brillaron de alegría. En un rato divisó el mar, ya estaba en el pueblo y sentía los mágicos tambores de la murga.
Un bufón se acerco a su cara y le dio un reloj de cartón.
Juan dijo gracias, no muy convencido, abrió el reloj y una luz se abrió.
Su mejor amigo le trajo un murguista que charló mucho tiempo con él.
Desde ese día, su vida se dedicó a la murga, viajó por todos lados.
Por ahí ahora, está entre tus ojos, no lo sé.

Fin

Candela y su familia

Muestra del Taller Puertas a la Fantasía 2008

Taller de escritura Puertas a la Fantasía

Sabemos que la palabra nos revela y rebela, sabemos que la palabra amalgama. Pero...¿cuáles son esas palabras, de dónde provienen, de qué experiencias, de qué sensaciones, de qué percepciones, de qué angustias o maravillas?

Puertas a la fantasía buscará la palabra atravesando un camino donde iremos adentrándonos en lugares mágicos, donde vivenciaremos el arte para ser protagonistas de nuestra experiencia. Buscaremos en los hechos artísticos que nos rodean los múltiples sentidos, en el lenguaje íntimo de la música o de la imagen, la introspección.

Queremos que chicos y chicas descubran las puertas a la sensibilidad, al arte y, fundamentalmente, que abran las puertas a sus propias palabras porque ellas son las que permiten con su historia, sus vaivenes, sus múltiples sentidos, sus diferentes colores y matices inventar nuevas puertas para abrir, nuevos mundos.